05 – Navegación por estima

Si conocemos el rumbo y la velocidad de un barco podemos situarlo “por estima” a partir de una situación conocida.

Se trata de usar la conocida fórmula de v = d/t siendo v la velocidad, d la distancia recorrida y t el tiempo transcurrido. Si tenemos una posición conocida aplicamos

distancia recorrida = velocidad * tiempo transcurrido y obtenemos la nueva posición.

Debido a que las distancias en la mar se miden en millas (minuto de arco), la velocidad será en millas/hora, que llamamos nudos.

Herramientas necesarias:

La corredera suele ser el dispositivo que da la velocidad

El cronómetro el tiempo

El compás da el rumbo.

La carta náutica donde está señalada la posición anterior con la hora.

Procedimiento:

1º En la carta del lugar donde se está navegando se parte de una posición buena (por faros o GPS por ejemplo) Esta posición está señalada por una crucecita con la hora y en ocasiones además con un símbolo de como se obtuvo esa posición.

2º Con el transportador de ángulos trazamos el rumbo desde la posición inicial.

3º Con la velocidad y el tiempo calculamos la distancia recorrida. Utilizando la escala de las latitudes con la distancia obtenida, sobre la linea del rumbo, obtenemos la posición estimada a una hora determinada.

estima1

En teoría este sistema analítico parece fácil, pero como siempre hay correcciones. Muchas correcciones.

Existen correcciones con el rumbo, porque no es lo mismo si se obtiene de un compás magnético como de un giroscopio. Las cartas señalan el Norte verdadero no el magnético. El cálculo lo hacemos para una Tierra plana, no esférica. No hemos tenido en cuenta el viento, ni las corrientes fijas y de marea. Suponemos que la velocidad es siempre correcta y exacta.

A pesar de la inexactitud de la posición, para una emergencia sirve. Y en navegación sin emergencia también nos sirve porque nos ayuda a conocer nuestro entorno. Me decía un compañero de la Marina que calcular sistemáticamente la posición por estima es sano.
estima2