03 – El sextante

El tercer artilugio que hay que llevar en un barco, cuando se navega sin ver ni la costa ni los faros, es el sextante.

Es un aparato que aunque tiene una forma extraña sirve para medir ángulos. Principalmente mide el ángulo que existe entre el observador, el horizonte y un astro. Por eso tiene espejos especiales ahumados y coloreados además de visores para observar el Sol, la Luna, Planetas o Estrellas. Su uso no es complicado.

800px-Marine_sextant-no_text.svg

Derivado de un dibujo de Joaquim Alves Gaspar

1=espejo índice móvil;                                              2=mira telescópica;

3=cuerpo;                                                                    4=ventana de medición con aguja ;

5=lupa ;                                                                        6=sistema de bloqueo;

7=tornillo micrométrico;                                          8=arco;

9= filtros coloreados;                                                10=espejo horizonte;

11=filtros coloreados;

Se trata de “bajar” el astro hasta el horizonte moviendo el indice, gracias a un espejo cuya mitad es transparente (si es el Sol por supuesto hay que usar además los filtros) y con un ligero balanceo se tangentea el astro con dicho horizonte. Eso nos da el ángulo en el limbo o arco. Luego en el tornillo se afina la medición con un Vernier. Estos instrumentos pueden tener errores de fabricación o debido a golpes, por lo que hay de verificarlos por expertos cuando haya que ajustarlos.

Existen hoy en día sextantes de plástico, ligeros, robustos, suficientemente precisos y bastante baratos. Aunque suelen usarse en botes salvavidas, para nuestro propósito son suficientes. Ver  Davis Sextant

Por último no podría cerrar este apartado sin la foto de quien ha sido mi viejo amigo de navegación que me ha acompañádo por todo el mundo. Me lo regaló mi padre cuando salí de alumno. Según me dijo procedía de un capitán retirado que naufragó ocho veces en la II Guerra Mundial. Siempre salvó el sextante. Dijo que me daría suerte. Con él he tomado miles alturas del Sol, muchísimas de Estrellas y algunos Planetas. Pero ninguna de la Luna porque sus cálculos y correcciones los encuentro difíciles.

sextante