14 – Supervivencia

El diseñador de mi primer barco, un Sirocco, el UFO, fue Agnus Primrose. Murió en 1980 en una regata cuando su barco, un Moody 33 el Demon of Hamble también diseñado por él, se hundió en un gran temporal a 180 millas de la costa de Carolina del Sur. Solo encontraron la balsa salvavidas con la única tripulante que confesó haber soltado la amarra que unía la balsa con el barco antes que él pudiera abordarla.

agnusprimrose1sirocco3

Agnus Primrose y el Sirocco

No sé si la historia es totalmente cierta, salvo que Agnus murió ahogado. Pero ¿Como puede el simple hecho de abrir la mano y soltar un cabo costar una vida humana?

Si tuviéramos que elegir solo a un navegante-héroe, luchador en mil batallas contra el mar elegiríamos a Eric Tabarly. Su primer barco,  fue reconstruido por él mismo, el cutter aparejado en cangreja que fue de su padre, el Pen Duick. En 1998 el viejo cutter cumplió 100 años y para celebrarlo salió a navegar, aunque con Tabarly iba una tripulación poco experimentada. No debía tener importancia ya que él había dado varias veces la vuelta al mundo en solitario y ganado innumerables regatas de altura. Navegaban por el Mar de Irlanda cuando metidos en un temporal el viento subió lo suficiente como para reducir trapo. Para Tabarly no era demasiado problema, solo que la maniobra, como casi todas, debe ejecutarse correctamente. Pidió a un tripulante que mantuviera aproado el barco al viento porque tenía que aferrar la antena de la cangreja. El tripulante no supo mantener durante esos segundos el rumbo y provocó un bandazo que catapultó a Tabarly al agua. Tampoco supo ejecutar la maniobra de recuperación llamada ‘hombre al agua’. Dias después encontraron el cadáver de uno de los navegantes más extraordinarios que ha habido.

tabarly Pen-Duick-I

 

 

 

 

 

 

 

La inexperiencia de un tripulante costó una vida humana, en este caso excepcional.

Si los marinos han inventado un lenguaje especial para nombrar todo lo que se refiere a barcos y maniobras, es por razones de seguridad y no para llamar la atención. Se utiliza la palabra babor, en vez de derecha, porque la derecha de una persona puede no ser la derecha de un barco si el observador mira hacia popa. En cambio el babor de un barco siempre será el mismo independientemente de a donde mire el observador.