03 – Comunicación por satélite

Inmarsat

Internet_13

Se trata de una compañía privada que ofrece comunicaciones por satélite desde cualquier lugar del mundo. Los satélites son geoestacionarios lo cual quiere decir que están situados en orbitas muy altas, distintos a los que son utilizados por ejemplo en la red GPS y que cruzan el cielo en orbitas bajas a mucha velocidad. Los geoestacionarios deben estar mucho más alejados si quieren estar siempre encima del mismo punto de la tierra para no ser atraídos por nuestro planeta. La consecuencia es que las comunicaciones por voz mediante Inmarsat tienen una latencia (delay) entre el emisor y el receptor debido a la gran distancia hasta la tierra en que orbitan los satélites.

El equipo necesario para trabajar con Inmarsat es fabricado por empresas como Panasonic, Nera, Qualcomm o Magellan, y consiste en esas semiesferas que vemos instaladas en los grandes yates o en veleros oceánicos que compiten en las grandes regatas del mundo. No hay un coste fijo mensual o anual y la facturación dependerá de la cantidad de datos enviados y recibidos.

inmarsat_zm

Inmarsat-M (también conocido como Inmarsat-Mini) ofrece voz y datos a velocidad de 2400 baudios, con antenas razonablemente pequeñas, y cuyo domo que contiene la parábola montada sobre giróscopos, es fácil de instalar si disponemos de un pequeño espacio plano. El domo del Inmarsat-M mide 10 pulgadas de diámetros (25 centímetros) y tiene una altura de 30 centímetros. Inmarsat también sacó hace algún tiempo el servicio M-4 con velocidades de comunicación altas de 64.000 baudios y servicios de voz y datos.

Funciona virtualmente en cualquier parte del mundo utilizando la red de satélites Inmarsat. Hacer una llamada es tan sencillo como descolgar el teléfono y marcar el número de nuestro interlocutor. No hay demoras, ni necesidad de esperar a que los satélites estén en el momento oportuno del día. Con Mini-M se puede comunicar desde cualquier continente y océano del mundo, exceptuando pequeñas zonas ‘oscuras’ en el hemisferio Sur.

El coste de la comunicación varía y tiende a la baja, pero como referencia comentaremos que en el mercado USA se consiguen precios de unos 2,5$ por minuto. El sistema funciona incluso navegando con mares formadas gracias al sistema giroscópico de 3 ejes incluido en el domo. Aunque el barco se mueva, la antena siempre mirará al punto correcto del cielo. Por unos 5.000$ es posible conseguir todo el equipo necesario, que consiste en la antena giroscópica montada en su domo semiesférico, una caja negra llamada ‘transceptor’ del tamaño de un ordenador portátil y que puede ser montado en cualquier parte plana del barco, que actúa como conversor de señales digitales, y el teléfono que se conecta al transceptor.

domo